Mejor monitor para jugar Valorant a 240Hz

Valorant es uno juego muy bien optimizado y que no exige muchos recursos para poder disfrutarlo a 240FPS. Como ya comentamos anteriormente, para jugarlo a 144FPS solo necesitaremos una tarjeta gráfica 1050Ti junto con un i5-4460 (o su equivalente de AMD) y 4GB de RAM.

Si tu equipo no puede ejecutar Valorant a 240FPS, echa un vistazo a los requisitos mínimos para jugar Valorant más en profundidad en este artículo.

Artículo anterior de Valorant: jugar a 144FPS, requisitos mínimos

Los 2 Monitores 240HZ recomendados para Valorant

Valorant es un juego tipo shooter, y por tanto siempre recomendaremos un monitor de 24″, para poder ver y reaccionar adecuadamente a las acciones de los enemigos. Ni más pequeño, ni más grande. Otro dato importante, y además de los 240Hz de tasa de refresco, buscaremos un tiempo de respuesta de 1ms. Teniendo esto en cuenta, ya hemos descartado algunos de las pantallas gaming del mercado, pero quedan más incógnitas que debemos despejar para llegar a los monitores ideales para Valorant.

BenQ ZOWIE XL2546, tu apuesta segura

El BenQ Zowie XL2546 es la versión 240Hz del ya más que conocido hermano pequeño BenQ Zowie XL2411P. Este modelo tiene 240Hz, 1ms, mantiene el controlador de zonas oscuras (Black eQualizer), el Color Vibrance, y además incluye el estabilizador de movimiento DyAc propio de la marca BenQ. El DyAc es una tecnología que se usa para que los enemigos se vean menos borrosos en pantalla cuando se mueven a altas velocidades. Además de todo esto, incorpora la viseras (orejeras) para evitar reflejos de luz y la contaminación visual del entorno.

ASUS ROG Swift PG258Q, incluye además G-SYNC

El Asus ROG Swift PG258Q tiene todo lo que buscamos, tasa de refresco de 240Hz, 1ms, 24 pulgadas, un diseño más “gaming”, etc. Pero lo más interesante es, sin lugar, el G-SYNC. El G-Sync lo que hace es sincronizar los frames, las imágenes, para que nunca se vean solapadas 2 o más frames en un mismo instante. Esto sin duda está muy bien para hacer más fluida la experiencia de juego, y especialmente en juegos complejos que requieren mucha potencia como el COD, PUBG, etc.