Saltar al contenido

Monitores G-SYNC Compatible

Los monitores G-SYNC compatible son aquellos que no tienen el chip G-SYNC integrado, pero que pueden hacer uso de dicha tecnología a través del Adaptative Sync. De este modo, los monitores son más baratos, cerca de 150-200 euros, y sí pueden habilitar la sincronización G-SYNC de NVIDIA.

Lista de todos los monitores G-SYNC compatible

Estas pantalla G-SYNC compatibles han sido revisadas por la propia NVIDIA y han dado el visto bueno y han sido certificadas como G-SYNC compatible.

¿Cuál es la diferencia en un monitor G-Sync y uno G-Sync Compatible?

La diferencia entre un monitor G-Sync y un monitor G-Sync Compatible radica en que el primero tiene incorporado el módulo de sincronización físico en el propio panel LED (sincronización mediante hardware), mientras que el segundo la sincronización se hace mediante drivers (software).

Esta diferencia garantiza que los monitores G-Sync tienen una compatibilidad absoluta con la tecnología de sincronización de imágenes de NVIDIA, mientras que los monitores G-Sync Compatibles pueden, o podrán ser compatibles, mediante una futura actualización de los drivers de la tarjeta gráfica de NVIDIA.

Disfrutar de las máximas garantías de sincronización aumenta el precio del monitor

Cuando entramos en uno de los factores principales a la hora de elegir un monitor gaming, como el precio disponible, estos dos tipos de conseguir la sincronización G-Sync suponen un precio del producto muy diferente.

Así, los monitores G-Sync son más caros que los monitores G-Sync Compatible. Aproximadamente suelen costar unos 50 o 100 euros más caro. A diferencia de cómo fue cuando esta tecnología salió al mercado, donde los precios podían variar entre 200 y 300 euros en 2013.

Para liar más el rizo existe el tercero en discordia, el G-Sync Ultimate

En este caso, la tecnología G-Sync Ultimate hace referencia a que además de cumplir con todas las características anteriores, aseguran compatibilidad con HDR. Ser compatible con HDR implica que el monitor tiene un brillo hasta 1000 cd/m2, soporte nativo DCI-P3, un rango dinámico en cuanto a los hercios entre 75Hz y 240Hz, y una compatibilidad mejorada para resoluciones de pantalla más grandes.

Quizá te pueden interesar estas Tecnologías de Sincronización de imágenes alternativas